Hungría se ubica en una zona templada que se caracteriza por los bruscos cambios climáticos en cada una de sus estaciones. El Danubio determina cierta humedad ambiental que le da el carácter continental al aire que se respira, a veces las lluvias son extremas como típicamente sucede en las llanuras.

europs-07-240.jpg

El número de horas de sol promedio de Budapest es de 2.040 al año, con una temperatura promedio de once grados celcius, cambiante a cada rato durante el día, por lo que no se puede confiar en salir sin abrigo ya que los cambios son bruscos y repentinos, pasando de una tarde asoleada a un ventarrón frío. En el mes más frio, que es Enero, la temperatura baja del menos uno bajo cero, mientras en el mes más cálido que es Julio, la temperatura promedio llega a los 24,8 grados celcius.

La primavera comienza en el mes de Abril, y el verano es una época seca que se presta para viajar fuera de la ciudad, ir a los balnearios de Buda o Baratón. Cuando hay nieve, en el invierno, se producen cortes de caminos y problemas viales. Lo bueno es que el invierno es bastante corto.

hungrianevada.jpg

Por los fríos inviernos se produce una alta demanda de pasteles en Hungría, que aportan las calorías necesarias para soportar el frio intenso, en Buda se pueden encontrar varias pastelerías, al igual que cafeterías de fama internacional. Las pastelerías mas famosas de Budapest son Gerbeaud, una de las mas antiguas, grandes y tradicional ubicada en la plaza Vörösmarty. Europa conoció la industria pastelera húngara por Gerbeaud, sus tortas Dobos, el miñon Kugler y el pedazo de Gerbeaud además de los bombones de chocolate y frutas confitadas. En verano la pastelería ofrece helados artesanales preparados en la misma casa Gerbeaud.

kisgerbeaud.jpg

Otro de los lugares famosos por su excelente gastronomía pastelera es la Hauer, con variedades increíbles de tortas y pasteles, se convirtió en el lugar favorito de los artistas e intelectuales de Pest.

Fotos: Raquel-ritz,Picasaweb