Así como hay patriotas locos que se creen el cuento y cantan el himno a viva voz cada vez que la situación lo amerita, asisten a los desfiles religiosamente, y cumplen con su deber ciudadano como un soldado, Hungría no es la excepción.

zzzhungria27.JPG

Los húngaros son muy patriotas, orgullosos y unidos. Por tratarse de un pueblo que ha sufrido a lo largo de su historia, voraces atentados e invasiones, han tenido que ir incorporando en sus tradiciones elementos que les refuercen una identidad distintiva con el resto de los pueblos.

Para un húngaro, no es aceptable brindar con cerveza, ya que este gesto les rememora la actitud del pueblo austriaco cuando gano la victoria sobre Hungría. Las tradiciones han sido la pieza fundamental que les permite sostener una cultura diferenciada, costumbres cálidas y solidarias, aunque no vayan a creer que en Hungría no existe la delincuencia, allá es como en todas partes y hasta son bandas mas organizadas.

La cultura de Hungría se sustenta en la imagen del campesinado, en la cultura popular del campo, rescatando por ejemplo las típicas recetas de cocina del campo, las pócimas herbales tradicionales de antaño, los métodos de caza y siembra, y así tantas cosas más como la música, las fiestas populares, y los motivos de efervescencia populares.
A pesar de ser un país bastante moderno y evolucionado por su apertura al resto de los países del mundo, sigue siendo un país culturalmente provinciano que quiere aferrarse a recuerdos y valores de generaciones anteriores, manteniendo vivo un sentir histórico cada día que pasa.

Foto: foroschic