el-emblematico-puente-de-las-cadenas-szechenyi-szechenyi-lanchid.jpg
Todas las ciudades del mundo cuentan con obras de ingeniería que con el paso del tiempo trascienden sus valores como estructuras para pasar a convertirse en verdaderos símbolos de la historia y la cultura del lugar. Normalmente estas estructuras también se convierten en importantes e imponentes atractivos turísticos, aportando también, aunque sea en forma indirecta, a la economía de la región.

Una estructura emblemática de Hungría, más particularmente de Budapest es el antiguo y emblemático Puente de las Cadenas Széchenyi (Széchenyi lánchíd), nada más y nada menos que el más antiguo de todos los puentes de la capital que unen a las ciudades de Buda y Pest cruzando de lado a lado al imponente y majestuoso río Danubio.

Cabe destacar que este asombroso puente, si bien actualmente no parece ser tan imponente, al momento de su inauguración, al tratarse de un puente colgante con un tramo suspendido de 202 metros, fue uno de los puentes colgantes más largos de todo el mundo y, actualmente sigue siendo uno de los más largos en el Danubio.

Un dato interesante es que el aspecto actual del puente no es el original, sino que con el paso del tiempo y por simples cuestiones y normativas de seguridad, los cables que mantenían suspendido al puente fueron siendo cambiados progresivamente por eslabones rígidos de una cadena, los cuales otorgan una mayor solidez a la estructura.

Básicamente el puente que se puede apreciar en la actualidad o es el original, ya que durante la Segunda Guerra Mundial los alemanes lo dinamitaron y destruyeron, por lo que podemos decir que la estructura que podemos ver el día de hoy data del año 1.949.

Foto Vía: Farm 4