Hungría se caracteriza por su gastronomía repleta de platos con sabores picantes y aromas fuertes. Los secretos de la cocina húngara radican en los ingredientes, se usa bastante condimento y se da énfasis a la preparación. Entre los ingredientes mas conocidos están la Páprika o pimientos y el ajo, productos que se producen en el mismo país. Para la temporada de otoño se comercializa en grandes cantidades la paprika roja, que se ve colgada en las paredes de las casas de campo en la región de Kalocsa.

gulash460.jpg

Elementos fundamentales de la cocina húngara son la manteca de cerdo, la paprika verde, y los tomates y cebollas de Hungría. Hay varios ingredientes de Hungría que pueden ser reemplazados con otros provenientes de España, los pescados de carne blanca o roja como la lucioperca, la trucha y la carpa con el esturión pueden intercalarse entre la preparación de uno u otro quedando un buen resultado de todos modos.

Las sopas húngaras son espesas producto de la mezcla de manteca de cerdo y harina tostada. La harina tostada es la que le da a las comidas un sabor especial además de un alto contenido calórico, considerando los fríos inviernos que se deben pasar. La técnica que utiliza la cocina húngara al cocer los vegetales difiere de la inglesa o francesa porque en ésta no se pierden las vitaminas ni los minerales.

Entre las influencias de la cocina húngara están las asiáticas y francesas, transmitida por los austriacos. Entre los típicos platos tenemos el “Gulash”, que es una sopa espesa preparada con su secreto. También están las sopas de pescado, de pollo a la páprika, el estofado casero y la trucha con almendras.

Los postres típicos son los pasteles de hojaldre, el crépe Gundel, el Somlói Galuska y el Puré de Castañas. Para acompañar, están los famosos vinos del Lago Balaton y los de Eger.

Foto: lasprovincias.es