Budapest alberga verdaderos tesoros naturales como el Jardín Botánico de Hungría, el cual actualmente pertenece a la Universidad, entregando una diversidad de especies enorme, con más de 7.000 especies diferentes, a pesar que con los constantes cambios y a medida que ha crecido ha ido perdiendo su estilo inglés, continúa siendo un lugar lleno de encanto y armonía, digno de visitar y fotografiar sobre todo cuando las flores se encuentran abiertas mostrando su mayor esplendor, colorido y aroma.

cactus-montanero.jpg


El Jardín Botánico
se hizo famoso y conocido por los lugareños gracias a la novela Los chicos de la calle Pál, del escritor húngaro Ferenc Molnár; esta novela es texto obligatorio en todas las escuelas húngaras, así que en Hungría nadie ignora la existencia de este maravilloso jardín, al contrario, todos lo conocen y se sienten muy orgullosos de tenerlo.

tulipan.jpg

El Jardín Botánico cuenta con un precioso invernadero y una piscina de mármol que da cobija a las plantas acuáticas. El Jardín ocupa casi tres hectáreas de terreno y entre sus especies podemos observar cactus, bromelias, orchideas, palmas y flores tropicales. A lo largo de toda su trayectoria, este jardín ha pasado por varios cambios y traslados de lugar, viéndose beneficiado por cierto de todos esos avances, que le han permitido ir creciendo y diversificándose.

En el invernadero encontraran fabulosos Nenúfares del Amazonas, ubicados dentro de la Casa Viktória. También hay plantas insectívoras, palmas y plantas tropicales y subtropicales. Los arboles mas añosos y antiguos del jardín son los pinos chinos. Hay jardines de rocas que ejemplifican la riqueza faunística de las montañas ubicadas en los Alpes, los Cárpatos, los Balcanes y Asia Central.

Foto: jardineria.pro, Blog.educastur