La historia del restaurante Gundel, en Hungría, se remonta a una familia de emprendedores y gente de esfuerzo, que paso por muchas experiencias formadoras en el área del turismo y hotelería antes de lanzar el negocio a su clientela.

gundel-restaurant-in-budapest-salon.png

El Gundel forjó con su calidad, un prestigio y excelencia que ahora es reconocida en toda Europa. Los menús del Gundel rescatan lo más valioso de la gastronomía tradicional húngara junto a refinadas variaciones que le dan glamour y esplendor al restaurant.

magnificent-classical-interior-in-gundel-restaurant-budapest-hungary.png

El Gundel elabora exquisitos pates de hígado de ganso húngaro utilizando una receta exclusiva del Chef que le da toques de distinto sabor según los condimentos utilizados. Hacer paté es todo un arte, recuerdo que cuando vivía en el campo, cocíamos los hígados de vacuno en abundante agua y luego, cuando estaba frio, se escurría y molía en una juguera, donde se le agregaban diversas especias y sal. El resultado era exquisito, nada que ver con los pates de supermercado, sino un sabor suave y fuerte a la vez, se sentía sus ingredientes de origen natural.

Los hígados de ave tienen un sabor mas delicado que el vacuno, hay unos novedosos que se están haciendo con hígados de pato, también de sabor suave y delicado, generalmente no le ponen ningún aditivo artificial, por lo que dura apenas unos pocos días en condiciones de refrigeración óptimas.

gundel-restaurant-in-budapest-elisabeth-ball-room-erzsebet-balterem.png

El Gundel
tiene varios salones y espacios habilitados para ocupar según la ocasión, algunos para eventos más privados y otros para eventos más masivos, con vistas hacia jardines y una decoración muy fina, compuesta por muebles de maderas nobles, lámparas de cristal y cortinajes que solo se ven en los palacios de los reyes.

Fotos. budapestblog