Para los que les gusta explorar vestigios históricos, quedarán encantados de ir a visitar el Castillo de la Reina. En la ciudadela se erigió el Castillo de la Reina, suntuoso y digno para la época de gobierno de Luis I, rey que mandó a restaurar la construcción original, tipo fortificación del mismo, haciéndolo un lugar habitable y suntuoso.

civ_diosgyor.gif

El Castillo de la Reina, como se le llamó después, por ser un castillo que albergaba largas temporadas a los monarcas, era una residencia cómoda y elegante, con entornos bellos y armoniosos. Para el reinado de Segismundo de Luxemburgo fue que éste edificio se convirtió en sede de la esposa del soberano.

Los castillos garantizaban a los habitantes de los pueblos, seguridad y protección, también se imponían como una marca de fuerza que representaba a las fuerzas militares que poseían un lugar geográfico.

300px-diosgyorcastle.jpg

El Castillo de la Reina fue atacado por las tropas turcas, que convirtieron el lugar en su sede y centro de defensa contra los ataques de los rebeldes. Los que destruyeron y incendiaron la fortaleza fueron finalmente los revolucionarios.

La guinda de la torta en esta devastación fue cuando los mismos habitantes de los pueblos cercanos comenzaron a derribar murallas para ir levantando sus casas. Para comienzos del siglo XX apenas quedaban algunas que otras ruinas y montones de piedras entre los árboles.

En la década de los cincuenta se comenzaron a realizar obras arqueológicas en Diósgyor; fue allí que se encontraron con los cimientos del castillo, adornos y vestigios que dieron pie a una lenta y segura reconstrucción. Actualmente este castillo se puede visitar y recorrer hasta sus torres, que dan una vista panorámica de la ciudad. En el patio se realizan obras teatrales que recrean la época de los caballeros.

Foto: en.wikipedia, 1hungary