No es un tema menor el sistema de transportes de un país, sobre todo si llegamos de visitantes sin conocer nada acerca de la idionsincracia que impera en el sector. Ya debe ser bastante desagradable perder el día o la conexión con otra línea de transportes por éstos detalles.

budapest.jpg

Dentro de Hungría el sistema de transportes es bastante eficiente y económico, hay una empresa de autobuses amarillos que conectan las ciudades más grandes con los poblados cercanos y remotos. Hay trenes de la línea MAV que ofrecen algunas excursiones, como la del tren a vapor por el Lago Balatón, ya estando en el Lago se encuentran transbordadores para ir a otros lugares, asimismo, se encuentran líneas de trenes mas pequeñas que suben por cerros y montañas, permitiendo apreciar en el recorrido los paisajes mas selváticos y vírgenes de Hungría.

Dentro del país, todavía no hay vuelos que conecten todas sus localidades. En cuanto a arriendo de vehículos, se pueden encontrar varias en todo el país, lo bueno es que existen excelentes carreteras y estaciones de servicios las 24 horas, qué envidia esto de las carreteras, ya quisiera yo pasar un día siquiera sin pisar un hoyo o caer dentro de los mentados “eventos”, a ver si el gobierno se anima a pagar los ajustes por alineación de llantas y los daños causados al auto por meterse en estos líos en vías que están a su cargo a través del Ministerio de Transportes con sus bien alimentados y descarados ministros, pero bueno, soñar no cuesta un gramo.

En Hungría el transporte local es ordenado y incluye autobuses, metro, taxis, trolebuses y tranvías en las ciudades de Budapest, Debrecen, Szeged y Miskolc. De los taxis, se dice que a veces cobran demás, así que es mejor consultar antes a algún local o a su encargado de viajes para que le den las tarifas referenciales de la ciudad.

Las aerolíneas van desde Budapest a casi toda Europa, también parten desde Estados Unidos, El Cairo, Larnaca y Tel Aviv. Lo bueno es que Hungría se encuentra conectada con sus vecinos por la carretera y el ferrocarril. Hay algunos osados que cruzan las fronteras a pie o en bicicleta, pero estos medios realmente no son los más recomendables.

Foto: hungriaturismo.com